[Header] Noticias
¿Por qué son buenas las Conservas de Pescado?

¿Por qué son buenas las Conservas de Pescado?

Atrás

Conservas de Pescado: Por qué consumirlas

Las conservas siempre son una buena opción para incluir en cualquier plan de alimentación saludable. Además, pueden ser una alternativa deliciosa y cómoda para todos aquellos a los que les cueste comer pescado.


Las latas de Bonito o Atún por ejemplo, tienen una mejor bienvenida entre los niños que un pescado al horno. ¿Será por el aspecto, o porque en bocadillo todo sabe mejor? Pero, ¿por qué es importante consumir conservas de pescado?

 

1. Es aconsejable consumir entre 3 y 5 raciones de pescado a la semana.


El pescado cuenta con numerosas propiedades nutricionales que son muy beneficiosas para la salud. Tiene un alto contenido en proteínas, básicas para una alimentación saludable, así como Ácidos Grasos Omega-3. (En este artículo de Blog te explicamos Qué es el Omega-3).


Pero, ¿cómo puedo consumir de 3 a 5 piezas de pescado a la semana? El pescado en conserva es la opción perfecta. No necesita de preparación previa, se puede incluir en cualquier comida o merienda y ofrece las mismas propiedades nutricionales que cualquier pescado cocinado al horno.


Las Conservas de Pescado son una muy buena fuente de proteínas que, además, aportan vitaminas como la B3. Esta vitamina ayuda a reducir el nivel de colesterol, favorece la circulación y contiene propiedades anti-cancerígenas.

 

2. La calidad del pescado es determinante.

 

Existe una percepción de que las conservas de pescado son de calidad inferior al pescado fresco. Sin embargo, esto no es así. La calidad del producto no se define por su recipiente, si no por su procedencia y método de conservación. De la misma manera en que un cocinero elige el pescado más fresco para sus recetas, en las fábricas conserveras también elegimos la calidad de nuestro producto. Que el bonito sea fresco y de nuestras costas, que la anchoa venga directamente del cantábrico, y que, por supuesto, todo se pesque en su temporada.

A su vez, es importante tener en cuenta que no todas las partes del mismo pez tendrán la misma calidad ni el mismo sabor y textura. No tiene nada que ver degustar unos Lomos de Bonito del Norte, una Ventresca o unas Migas.


Sobre todo, cuando el consumo de pescado es bajo, es conveniente que éste sea de calidad: es mucho mejor comer bien y poco, que mucho y de peor calidad.


3. El líquido de cobertura de la conserva


Lo mismo ocurre con el aceite. Muchos consumidores de conservas desechan el aceite, escabeche o salsa que acompaña al producto pensando que éste será de mala calidad. Sin embargo, esto no tiene por qué ser necesariamente así.


Al escoger una conserva en aceite, es importante fijarse en que sea de calidad: las mejores opciones son siempre el Aceite de Oliva Virgen o al natural.


En Conservas Zallo, por ejemplo, trabajamos sobre todo con Aceite de Oliva, Aceite de Oliva Virgen Extra y Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico. Éstos son tan buenos como los que podrías encontrar en tu cocina. En este artículo de nuestro Blog te explicamos los Tipos de Aceite.


4. Amplia vida útil


Las conservas de pescado suelen tener una vida útil de entre 4 y 6 años, y las semiconservas hasta un máximo de 1 año. Esto hace que sea muy fácil su consumo: se pueden almacenar fácilmente y te aseguras de que su estado será el óptimo por una larga temporada.


Estos y muchos otros motivos, hacen que las conservas de pescado se conviertan en un imprescindible para cualquier visita inesperada o para amenizar nuestras cenas cuando no nos apetece cocinar. Cualquier excusa es buena para consumir pescado, y si es en lata, ¡mejor!


Encuentra aquí algunas de nuestras referencias más vendidas:

                    

 

 

                     

 

 

Más información